dissabte, 26 de novembre de 2011

*"LAS CUATRO ESTACIONES"

Avui és Nicanor López qui ens ofereix aquest preciós poema, que descriu una historia d'amor que dura tota una vida.


Se rompió el invierno de alboradas frias,
de miradas perdidas, en tus ojos ausentes,
de palabras huecas, palabras vacias,
que pasaban al viento, como el agua al torrente.

Con tus hielos el viento, besaba mi frente,
helando en mis labios la voz de mi alma
que intentaba en vano, (bella indiferente)
pedir a tus hielos un poco de calma.

Pero una mañana de faroles rojos,
una alondra nueva canto en tu ventana.
Y se fundió el hielos en tus bellos ojos,
y se abrió una rosa en tu boca grana.

Y trepamos juntos por el pensamiento
buscando la luna que duerme en la loma,
llenamos de sueños las alas del viento,
sueños que despiertan cuando el beso asoma.

Fué nuestra la luna cuando en la distancia
llenó de ilusiones nuestra primavera,
dejandole al viento esa extraña fragancia
de un beso soñado, que anhelante espera.

Y llegó el verano de distancias rotas
de promesas cumplidas, de cuerpos ardientes,
de noches de fuego, de alboradas rojas,
de jaulas abiertas a ilusiones pendientes.

Y bebimos la luna de miel y de flores,
rompimos las sombras que ocultan las cuevas,
robamos las flores a las mariposas
y sembramos tu vientre de ilusiones nuevas.

Hoy ya en el otoño de nuestro camino
tus frutos maduros van por la ribera
de esos lagos verdes, donde está el destino
buscando senderos a su primavera.

La lluvia de otoño apagó las llamas
de aquellas ardientes noches de verano,
dejando fundidas en una dos almas
y un cuerpo desnudo de amante y hermano.

Un cuerpo desnudo que el viento deshoja,
como árbol de otoño que entregó su fruto
y espera paciente que la tierra roja
de sus viejas ramas, cobre su tributo.

                            Nicanor López



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...